Contáctanos
QUE COMIENCE EL JUEGO

De: Revista Poder Y Finanzas

Publicado en agosto 4, 2019 a las 23:28 pm

Del ABC de la competencia, publicado en el año 2004 por la Comunidad Andina y la Comisión Europea y editado por la Revista Poder Y Finanzas

Alguna vez, participaste en el  Monopolio?

Sabías que Parke Davis ha registrado la maraca del Juego “Monopolio”

El juego del Monopolio tiene como  objetivo principal  convertir al jugador en el dueño de la mayor cantidad de propiedades, cumpliendo con una serie de reglas.

Durante el ir y venir de los dados y la rotación de turnos entre participantes, el juego va permitiendo que cada jugador tome decisiones de compra o venta de propiedades para intentar ser el ganador.  Asimismo existen situaciones en las que las obligaciones de pagar impuestos afectan las decisiones del jugador.  Durante las largas jornadas del juego han existido ocasiones en que parece haberse decidido la victoria a favor  de un participante para luego dar abruptamente, un cambio sustancial, la dinámica forma parte del juego.

En lo esencial, el juego no es  diferente al del mercado real.  De hecho las relaciones de compra y venta son las que dan origen a ese popular juego de terrenos para hacer casas y hoteles, ni tan sólo se venden y compran derechos de uso de ferroviarias o servicios básicos (luz y agua).  En el mercado real se comercializan todo tipo de bienes y servicios y puede haber varios ganadores. Si los consumidores prefieren los productos ya sean bienes o servicios de un determinado proveedor (vendedor), la ganancia es para ambos.

El proveedor gana porque al proveer sus productos estar en una mejor situación que cualquier otro de sus competidores y el consumidor gana al haber adquirido lo mejor que pudo encontrar con su dinero.

Es evidente que el mercado es un juego más completo que el Monopolio ya que participan contados jugadores, mientras que en el mercado interactúan millones de personas todos los días.  Sin embargo a pesar de su complejidad resulta increíble observar como el mercado logra coordinar millones de transacciones que se celebran ente proveedores y consumidores, a partir de ellas se logra que se coordinen las necesidades de los consumidores con lo que los proveedores finalmente producen.  Lo importante en este mercado es competir bajo reglas iguales y claras para todos, con el cumplimiento de reglas  y asi dar la oportunidad de ganar en el juego del mercado de forma transparente.

El juego de la competencia

Todos necesitamos distintas cosas; alimentos, vestimenta, transporte, servicios públicos, diversión, etc.  Normalmente para cada una de las necesidades se  encuentran proveedores que brindan lo que requerimos.

Cómo conseguimos coordinar la producción para millones de personas con gustos, preferencias, ingresos y necesidades diferentes y encuentren opciones suficientes y adecuadas?

La respuesta a estas pregunta no las da el mercado, si este funciona bien todos salimos ganando, la empresa obtiene utilidades y los consumidores los bienes y servicios que necesita a precios adecuados.

Pero si el mercado no funciona bien, muchos pueden perder, un ejemplo muy didáctico es:

En el caso de que nuevas empresas no puedan ingresar al mercado, las nuevas empresas pierden la oportunidad de obtener utilidades y los consumidores pierden la posibilidad de tener más opciones y se ven forzados a pagar precios mayores.

Así mismo si sólo tenemos una opción, los precios podrían ser más altos, por ejemplos si en un país no hay sustitutos para el pan y sólo hay un panadero, este puede subir los precios y los consumidores le seguirán comprando por no tener otro lugar en donde encontrar pan.  Algunos consumidores no podrán pagar  ese nuevo precio y se quedaran sin el producto y los que puedan pagar el mayor precio, dejaran de tener recursos para cubrir otras necesidades.

Entonces el tener un solo productor (monopolio) puede hacer que mi dinero me rinda menos o que no alcance para satisfacer todas las necesidades.

Las llamadas políticas de competencia, buscan justamente resolver los problemas creados por la falta de opciones.  Al hacerlo, su objetivo principal es garantizar opciones a los consumidores y oportunidades a las empresas.