Contáctanos
La diferencia entre Vestir de día y vestir para el ÉXITO

De: Revista Poder Y Finanzas

Publicado en agosto 26, 2019 a las 3:28 am

Escrito por: David Navarro

Fundador y Director de Imagen Excellence, Coach, Asesor de Imagen y Marca Personal, Capacitador, Conferencista, Escritor y Emprendedor Mexicano .

«Las prendas que eliges para vestir tal vez se vean “agradables” para ti pero el detalle más importante es que “si deseas hacer negocios debes de vestirte para el Éxito” no para ti. Somos resultado de nuestras interacciones a diario con clientes, colegas, tu jefe, equipo de trabajo y todos aquellos que conocerás en el día (y que podrían ser nuevos clientes o elementos estratégicos en tu red de contactos).

¿Te vistes para el día o para el Éxito?

Vestirse para el día es usar y combinar lo primero que tienes frente a tus ojos. Es pensar “¿para qué esforzarse, qué diferencia tendrá hoy?”. Es 100% que los resultados los generas tú, pero ¿ese TÚ refleja una actitud ganadora?¿La reflejas también en tu exterior? Tu mente crea tu grandeza pero si por fuera refleja un desempeño bajo entonces no hay congruencia.

Si sólo vistes para el Éxito en las citas importantes, por ejemplo 1 día a la semana, lo cual equivale a 4 días al mes; entonces 26 días juegan en tu contra. Cuestión de números y la imagen más frecuente es aquella que realmente posiciona y construye tu reputación.

¿Qué significa vestir para el Éxito?

Significa que te vistes a diario sintiéndote importante (no soberbio), el mejor profesional en tu área y que no caes en la trampa del pensamiento “yo soy mis conocimientos y no tengo que demostrarle nada a nadie”.

Aunque en ocasiones a algunos les incomode cuando lo digo, tu talento es un producto, tu imagen es su empaque y eres tu promotor número 1.

Dime, ¿qué producto en el mercado (con tantas opciones para elegir) tendría éxito si su empaque fuese descuidado, poco estético? Si tuviese voz diría “yo no tengo que demostrarle nada a nadie y lo que debe de importarte es lo que contengo, no lo que ves por fuera.?

Desafortunadamente esta analogía se aplica también en el mundo de los negocios a ti. Puede que no sea justo pero “como te ven, te tratan” y la respuesta que recibes de los demás es resultado del cómo te perciben y cómo decidiste presentarte a ti mismo(a).

Lo más importante: Tú mismo te das el trato de la persona que crees que eres.

El artículo completo lo encuentra en la Edición Nº 2