Contáctanos
FACTURACIÓN ELECTRÓNICA

De: Revista Poder Y Finanzas

Publicado en septiembre 2, 2019 a las 2:43 am

Una factura electónica es un documento digital de índole fiscal, que tiene su origen en las legislaciones Latinoamericanas que surgieron entre los años 2000 a 2005. Actualmente la factura electrónica es empleada de forma mandatoria u optativa en distintos países alrededor del mundo.

La factura electrónica cuenta con al menos dos elementos básicos:

Mensaje de datos basado en estándar universal, abierto, no propietario: XML, Extensible Markup Language.

Uso de firmas electrónicas basadas en Infraestructura de Clave Pública.

En los sistemas fiscales digitales más maduros, un tercer elemento caracteriza también a la factura electrónica:

Certificación

Consiste en la validación de la sintaxis y el certificado digital del emisor que realiza la administración tributaria o un Tercero en Confianza, para garantizar su coherencia con el estándar definido por la autoridad fiscal correspondiente y la validez de la firma electrónica del emisor. Cuando ambas validaciones son exitosas, se adiciona al documento un sello digital que certifica la validez de dicha factura y otorga efectos fiscales a la misma a partir de ese momento.

La existencia de terceros da mayor respaldo a la información y agrega un testigo al proceso de la FE. Esta es otra faceta nueva y diferencial, en este caso impulsado por la FE, de la era digital por la cual el sector privado colabora con la AT para cumplir con la función de control (antagónica con otros contribuyentes y represiva de la evasión) que siempre le ha caracterizado.

De acuerdo con la normatividad de la Factura Electrónica vigente en cada legislación, la factura electrónica puede entregarse a la administración tributaria en tiempo real, es decir, en el momento de la celebración de la operación por la que surge la necesidad de emitir un comprobante fiscal, o bien en un momento posterior de acuerdo a la periodicidad de declaraciones o de auditoría que señale el marco jurídico aplicable.

Algunos países han optado ya por obligar al uso de documento electrónico a todos los contribuyentes responsables de impuestos indirectos al consumo, otros han establecido estrategias progresivas para extender el alcance de la misma, por aspectos como actividad o sector económico, volumen de facturación, situación previa de los contribuyentes en relación con la emisión de facturas de papel, total de ventas o ubicación geográfica.​

La factura electrónica admite por su naturaleza el uso de medios digitales para su generación, procesamiento, envío, recepción y conservación.

Gracias al uso de firmas electrónicas basadas en Infraestructura de Clave Pública, la Factura Electrónica cuenta con los siguientes valores intrínsecos: Autenticidad, Integridad, Confidencialidad y No repudio

Una factura electrónica se construye en dos fases:

  • Se crea la factura tal y como se ha hecho siempre y se almacena en un fichero de datos.
  • Posteriormente se procede a su firma con un certificado digital o electrónico propiedad del emisor que cifra el contenido de factura y añade el sello digital a la misma

Al terminar obtenemos una factura que nos garantiza:

Que la persona física o jurídica que firmó la factura es quien dice ser (autenticidad) y que el contenido de la factura no ha sido alterado (integridad).

El emisor envía la factura al receptor mediante medios electrónicos, como pueden ser CD, memorias Flash e incluso Internet. Si bien se dedican muchos esfuerzos para unificar los formatos de factura electrónica, actualmente está sometida a distintas normativas y tiene diferentes requisitos legales exigidos por las autoridades tributarias de cada país, de forma que no siempre es posible el uso de la factura electrónica, especialmente en las relaciones con empresas extranjeras que tienen normativas distintas a la del propio país.

Todas las facturas, sean electrónicas o en papel, deben garantizar: La legibilidad de la factura. La autenticidad del origen de la factura (es decir, garantizar la identidad del obligado a su expedición y del emisor de la factura, que pueden ser la misma persona).

Facturación Electrónica en Bolivia

De acuerdo al Servicio de Impuestos Nacionales, la Facturación Electrónica es el proceso que comprende la autorización, emisión, registro y trasmisión electrónica de Documentos Fiscales (Facturas, Notas Fiscales y Documentos Equivalentes) cumpliendo los requisitos legales y reglamentarios establecidos en la Resolución Normativa de Directorio N° 101800000026.

Garantiza la autenticidad e integridad de su origen y contenido, ya que cada Documento Fiscal lleva la Firma Digital del emisor cuando es generada por la modalidad de Facturación Electrónica en Línea o las credenciales autorizadas por el SIN en las modalidades de Facturación Computarizada en Línea y Portal Web.

¿Qué es un Documento Fiscal Electrónico?

Es un documento digital emitido a través de un Sistema de Facturación certificado por la Administración Tributaria.

Un Documento Fiscal Electrónico tendrá validez legal y tributaria siempre que contenga una Firma Digital o las credenciales autorizadas por el SIN y sea registrado en la Base de Datos de la Administración Tributaria.

Beneficios

Los beneficios para los contribuyentes que emiten Documentos Fiscales son:

  • Generación automática del Registro de Ventas.
  • Generación sugerida del Formulario del IVA e IT (donde revisará, confirmará y modificará datos).
  • Reducción de costos en papel y espacio de almacenamiento.
  • Información oportuna de sus ventas y compras para la toma de decisiones respecto a su negocio.
  • Brindar seguridad a su cliente por transacciones de venta que efectúa.
  • Reducción de costos relacionados al cumplimiento de las obligaciones tributarias.
  • Simplificación de procedimientos operativos y administrativos.

Los beneficios para los contribuyentes y consumidores finales que reciban Documentos Fiscales son:

  1. Visualización de los mismos en el Portal SIAT del Servicio de Impuestos Nacionales para verificar que esté registrada en la base de datos de la Administración Tributaria.
  2. Generación automática del Registro de Compras y Ventas.
  3. Generación automática sugerida del Formulario 110 para trabajadores dependientes del sector público y privado.
  4. Generación automática sugerida del Formulario 110 para los profesionales independientes y consultores de línea.
  5. Eliminación de la transcripción de Documentos Fiscales de compras en las modalidades de Facturación Electrónica en Línea, Computarizada en Línea y Portal Web.

Tipos de Sistemas de Facturación

Los Sistemas de Facturación pueden ser de los siguientes tipos:

  1. Propio: Sistema desarrollado o adquirido por el Sujeto Pasivo o Tercero Responsable, debiendo certificarlo ante la Administración Tributaria;
  2. Proveedor: Sistema que ha sido desarrollado por un tercero y certificado ante la Administración Tributaria, el mismo que puede ser usado por otros Sujetos Pasivos sin la necesidad de certificarlo nuevamente.
  3. Proporcionado por el SIN: Sistema desarrollado y soportado por la Administración Tributaria que puede ser utilizado por un contribuyente de dos formas:
  4. Portal Web: Opciones habilitadas para la gestión de Documentos Fiscales Electrónicos a través del Portal SIAT del Servicio de Impuestos Nacionales.
  5. Escritorio SIAT: Aplicación que será puesta a disposición del contribuyente en entorno escritorio con las funcionalidades acordes a la normativa vigente.